-Diciembre 2019-

El bruxismo, o como se dice coloquialmente “rechinar o apretar los dientes”, es un hábito muy frecuente en la mayoría de las personas. Pero, ¿qué es y por qué lo hacemos?. Se trata de un movimiento anormal de los músculos que trabajan en el proceso de masticación y en este artículo te explicamos las causas y las alternativas que existen para remediarlo.

¡Quédate leyendo!

Causas del bruxismo

Suele producirse por tener los dientes torcidos o mal posicionados, por lo que los maxilares están oprimidos y ocasionan una hiperactividad anómala en los músculos de la masticación. Pero también existen numerosas causas psicológicas como el nerviosismo, la ansiedad, la irritación y otras causas físicas como dolor de cabeza persistente y contracturas cervicales.

Hay que diferenciar dos tipos de bruxismo, aunque pueden llegar a presentarse los dos a la vez:

– Céntrico: Se aprieta fuertemente los dientes por la noche.

– Excéntrico: Se realiza un movimiento anormal de la dentadura, que causa el famoso rechinar de los dientes y un ruido muy característico.

¿Debemos tratar el bruxismo?

La respuesta es SÍ. El bruxismo continuado puede provocar desgastes en los dientes, sensibilidad continuada, fractura de empastes o de los propios dientes, desajuste de prótesis dentales e incluso provocar cefaleas o contracturas musculares en la zona de la articulación mandibular. En Ustrell&García Clínica Dental siempre aconsejamos que cuando un paciente adulto presenta estos síntomas, acuda a alguno de nuestros especialistas para valorar el caso de manera individual. Incluso como el bruxismo también se puede dar en niños, recomendamos que se visite con nuestra Odontopediatra para que haga un examen con el objetivo de saber si las posición de los dientes es correcta o hay un mal hábito, y evitar en un futuro problemas mayores.

Si el bruxismo no se trata, además de los problemas mencionados antes, éste “rechinar” de los dientes puede favorecer el origen de enfermedades en las encías como por ejemplo la gingivitis.

Lo más habitual para tratar el bruxismo es realizar una Férula de Descarga (o de Michigan) que solo puede diseñarla un odontólogo especialista y que ayuda a frenar el avance de los posibles daños. Es una especie de “funda protectora” que se pone especialmente para dormir (ya que es en el momento más intenso del bruxismo) y que evita que los dientes se choquen entre sí, por lo que evita cualquier desgaste posible.

Los profesionales de Ustrell&García Clínica Dental estamos especializados en el diagnóstico y tratamiento del bruxismo, y estaremos encantados en ayudarte a conservar tus dientes. ¡Te esperamos!

Compartir en