-Enero 2020-

Todos sabemos que en la actualidad tener los dientes blancos se ha convertido en una prioridad no únicamente estética, sino también psicológica. Está demostrado que tener una sonrisa bonita y que nos guste lucirla, mejora la autoestima, segrega endorfinas, aumenta las relaciones sociales y, en resumen, nos hace un poco más felices.

Tus dientes pueden llegar a tener un color amarillo, que puede percibirse para los demás como falta de higiene o descuido de nuestro cuidado personal. En nuestro artículo de este mes te explicamos las diferentes causas del por qué los dientes se ponen amarillos y qué puedes hacer para evitarlo, ¡ahí vamos! 

Causas del por qué los dientes cogen un tono amarillo

– La alimentación: Según la Asociación Americana Dental, es uno de los principales factores, ya que algunos alimentos y bebidas contienen unos pigmentos que pueden filtrarse entre los poros de nuestros dientes y oscurecerlos. Estos “poros” los llamamos en nuestra jerga dental “canalículos dentarios” y se encuentran en todos los dientes. El té negro, el café, el vino tinto o los refrescos de cola,  son comúnmente conocidos por contener esta pigmentación que puede amarillear tus dientes. Pero ¡ojo! también puede pasar con los alimentos como las zanahorias, las espinacas y los tomates, al contener carotenos, un pigmento natural antioxidante. En este punto, no estamos diciendo que se prescindan de los alimentos que son saludables, pero sí que se tenga un especial cuidado después de comerlos.

– Algunos medicamentos y tratamientos: El consumo de algunos antibióticos, como la tetracilina, puede hacer que los dientes nazcan con un color pardo estriado, ya que provoca una alteración durante la formación del diente. También llevar amalgamas o los llamados empastes metálicos, porque estos están hechos una aleación de metales y contienen unos pigmentos que acaban siendo asimilados por los dientes y transformado su color.

– Traumatismos dentales: En algunas ocasiones, si algún diente recibe un traumatismo (aunque sea un pequeño golpe jugando o comiendo) podría ser que con el tiempo (incluso años después) el diente se pueda poner amarillo, ya que la sangre se coagula en el interior y tiñe el diente desde dentro hacia fuera con el paso del tiempo. En estos casos, sería necesario una endodoncia y un blanqueamiento interno de ese diente para que recuperase el color igual que el resto de dientes. 

– El cuidado e higiene bucal diaria: Está claro que no podemos luchar con el paso del tiempo y a medida que nos envejecemos los dientes tienden a ir cogiendo un color amarillento. Sin embargo, no llevar una buena higiene bucodental diaria y constante, puede convertirse en el origen de una dentadura con manchas, acúmulo de sarro y unos dientes amarillos, además de generar otros problemas bucodentales graves como la piorrea o caries.

Causas del por qué los dientes cogen un tono amarillo | Ustrell García Clínica Dental

Cómo evitar que los dientes se vuelvan amarillos

En realidad es muy sencillo tener una bonita sonrisa, basta con seguir unas pautas y rutinas diarias de higiene bucodental:

– ¡No fumes! El tabaco contiene alquitrán, nicotina y otros sustancias químicas que provocan que los dientes se vuelvan amarillos. Intenta no fumar o reducir su consumo al máximo.

– Reduce el consumo de algunos alimentos como el café, el té, el vino tinto, vinagre balsámico, remolacha, curry, salsas de tomate, zumos de frutas, especialmente ácidos, bebidas energéticas, alimentos azucarados, edulcorantes artificiales, etc, ya que provocan que los dientes se vayan tiñendo de color amarillo. Eso no quiere decir que no los consumas, pero si lo haces te recomendamos que te enjuagues bien la boca después de consumirlos (o que realices un buen cepillado de dientes con pasta dentífrica) y esto ayudará a minimizar el daño  causado por los ácidos que desmineralizan el diente y las sustancias que lo manchan.

– Cepíllate los dientes 2-3 veces al día, sobre todo después de ingerir alimentos que tiñen los dientes. Consulta también nuestras pautas de prevención de higiene bucodental.

– Visita a tu higienista cada 8-12 meses, según se te recomiende, para una buena limpieza dental que elimine todo el sarro y los depósitos amarillos.

Si siguiendo estos hábitos todavía todavía quieres tener una sonrisa más blanca, te aconsejamos que acudas a los profesionales de Ustrell&García Clínica Dental, donde te informaremos de los diferentes blanqueamientos dentales y estaremos encantados en ayudarte a que luzcas una sonrisa bien blanca y reluciente. ¡Te esperamos!

Compartir en